Cuáles son los obstáculos que nos dificultan cultivar la alegría

Convivimos con la industria de la felicidad, entendida como algo perfecto donde parece no existir ni siquiera el dolor inevitable de la vida y, a la vez, hemos sido educados en la cultura judeocristiana que acarrea demasiada culpa, con la idea de que tienes que sufrir con los demás para acompañarlos, como si eso les fuera a ayudar, como si hubiera una promesa “cuanto más sufras, más liberado serás y más ayudarás”

Sin embargo, lo que suele ocurrir es que nos hacemos daño a nosotros mismos con nuestros pensamientos obsesivos o de culpa irracional y eso nos quitará fuerza para liberarnos y para poder ayudar a los demás. Finalmente, esto nos llevará a no ocuparnos de la verdadera forma de buscar el bienestar porque va a parecer egoísta ante los demás.

Esta es la confusión que aún hoy permanece en nuestras mentes, en diferentes grados creo que todos llevamos esa marca en algún rincón de nuestro interior. Al menos en lo que se refiere a generaciones como la mía, anteriores a los millennials. Por supuesto, esto genera todo tipo de creencias y pensamientos irracionales que funcionan como obstáculos hacia el cultivo de la alegría y es también un tema fundamental a trabajar, algo que se merece una atención especial en otro post.

En referencia a esa culpa de la que hablaba, la utilizamos también cada vez que sentimos emociones que nos hacen sentir mal, por adaptativas y buenas que estén siendo en ese momento, es decir, las emociones básicas que consideramos negativas: tristeza, enfado, miedo y asco. Entonces cada vez que, por alguna razón, se activan, las rechazo sintiéndome culpable de sentirlas. Me han educado para vivir en el sufrimiento y ahora me dicen que sea feliz, ¡que es muy fácil! Que no me sienta triste, que piense en positivo, etc, etc. Pero por más que lo hago no consigo ser tan feliz como parece el conferenciante de turno, y esto puede acarrear más culpa, en fin, un círculo vicioso del que te invito a salir.

No es tan fácil como a veces se presenta, sin embargo y a la vez, el camino a seguir es simple 🙂 Hace falta trabajo diario y aprender a regenerar tu motivación para seguir en el camino de la verdadera felicidad, la que te prepara también para afrontar con naturalidad los momentos de dolor inevitables en la vida.

Por eso estaba deseando hacer este post, porque muchas de las personas que acuden a mi consulta refieren esta misma culpabilidad por no ser felices ya, si parece tan fácil para algunos. El mayor obstáculo que tenemos es rechazar las emociones que consideramos negativas, porque no siempre la solución es pensar en otra cosa o hacer algo que nos haga sentir bien, para algunos será suficiente, pero para otros no, por la sencilla razón de que cada persona tiene su propio funcionamiento, la clave es poder descubrirlo para saber qué es lo que sirve a cada persona.

Descubre la verdad sobre las emociones que llamamos negativas

Te invito a descubrir lo que de verdad es el miedo, el enfado y la tristeza, porque no son tan horribles como creemos que son. También descubrirás cómo gestionarlas no sólo para evitarnos el sufrimiento “gratuito”, sino también para sacarles partido en tu vida, porque nos aportan muchas cosas buenas y, una vez escuchadas y aceptadas, la alegría florece más pronto de lo que crees.

La alegría se puede ver como un continuo, igual que cualquier otra emoción, la podemos sentir en diferentes grados. Cuando la sentimos en un grado intenso, se puede convertir en lo que llamamos euforia. La euforia puede ser muy gratificante, aunque hay que tener en cuenta que cuando una emoción es muy intensa existe cierto riesgo de que no seamos nosotros quien la esté gestionando, sino que nos esté secuestrando. Cuando sentimos una emoción con tanta intensidad puede resultar más complejo sentir el control ante ella, es por eso que la euforia se puede convertir en estrés y en ansiedad.

La forma de asegurarnos de cultivar una sana alegría será la que genere una alegría moderada y serena. Esta es más fácil de mantener en el tiempo, la euforia en cambio es momentánea o temporal, y puede llegar a agotar.

Por supuesto que llevar una vida lo más sana posible en todos sus ámbitos: personal, laboral, familiar, social, alimentación, ejercicio… es determinante para mantener esta alegría y bienestar, pero no siempre es suficiente. Salvando los momentos de la vida en los que un suceso o cualquier otra cosa hace que no sea la alegría la emoción más adaptativa en esos momentos, por tanto, será lo natural sentir cualquiera de las emociones que consideramos negativas, pero que son buenas y adaptativas y son las que nos ayudarán para después volver a recuperar la alegría.

Ingredientes esenciales para cultivar la alegría

1.  Creo que un primer paso importante es conocer más el mundo de las emociones. Cada emoción básica: miedo, enfado, alegría y tristeza, tiene un papel adaptativo muy importante y lo puedes conocer fácilmente con la película Del revés. Desarrollando así la empatía hacia ti mismo

2. Tomando la metáfora del libro Universo de Emociones, que te presento en el vídeo de hoy, podrás ver las grandes galaxias que nos protegen. Muestro un precioso dibujo que incluye este libro, presentando al miedo, la ira y la tristeza. Emociones básicas que están mucho más arraigadas en nosotros pues tienen que ver con nuestra supervivencia. Cuanto más descubramos lo que de verdad son y sus funciones, menos las rechazaremos. Esto debe ir acompañado de práctica, para integrar todo lo que vayas aprendiendo y para saber canalizar estas emociones, de una forma sana para ti y para los demás. Este ingrediente será fundamental para conseguir fluir más entre las grandes galaxias de arriba: el amor, la alegría y la felicidad.

3. Otro ingrediente esencial del que debe ir acompañado el anterior, será entrenar la atención, pues es la manera de alimentar la autoconciencia de nuestras emociones, si no, es más difícil que podamos darnos cuenta de que estamos sintiendo una emoción y tampoco sabremos cuál es.

Me gustaría ahora invitarte a ver mi último vídeo, donde explico todo esto de forma más gráfica y donde encontrarás este material para empezar a trabajar, con un enlace para adquirir el libro y otro enlace con un completo curso online gratuito de Mindfulness.

Si crees que te puedo ayudar en lo que se refiere a trabajo con las emociones o en la práctica de Mindfulness, no dudes en decírmelo, estaré encantada de ayudarte.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

¿Quieres recibir mis nuevos posts en tu e-mail?

Estarás al tanto de todos los artículos nuevos que vaya publicando. Si no te gusta la idea, cierra esta ventana y sigue navegando :-)

Politica de privacidad

Gracias por suscribirte :-)