A veces estamos tan cerca de nosotros mismos que no nos vemos, aunque a veces estamos tan lejos que tampoco nos vemos. Esta es una imagen útil para comprender cómo es la relación con nosotros mismos. Si nos apegamos demasiado a las cosas, si nos invaden demasiado las emociones y los pensamientos podemos llegar a identificarnos demasiado con todo ello. Por el contrario si nos desapegamos demasiado de las cosas, si nos desconectamos demasiado de las emociones y los pensamientos podemos llegar a no tener un buen conocimiento e identidad de nosotros mismos. Así, la cuerda que simboliza el vínculo de relación con nosotros mismos, puede estar demasiado floja o demasiado tensa. Esto mismo se refleja en nuestras relaciones con los demás. Ser consciente de cómo está nuestra cuerda es un primer paso muy importante.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

¿Quieres recibir mis nuevos posts en tu e-mail?

Estarás al tanto de todos los artículos nuevos que vaya publicando. Si no te gusta la idea, cierra esta ventana y sigue navegando :-)

Politica de privacidad

Gracias por suscribirte :-)