A menudo los caminos de la depresión resultan tortuosos, sufrimos y queremos salir de ahí. Pero ¿cómo tratamos de salir de ahí?, esta es la cuestión, suele hacerse con los mismos bucles de pensamientos que quizá nos llevaron a ella, por ejemplo, “tengo que ponerme bien”, “así no puedo estar”. Este tipo de pensamientos son exigencias que no ayudan, la imagen sería como estar en unas arenas movedizas y querer salir, cada vez que pensamos algo así, exigiéndonos o etiquetándonos, en definitiva utilizando una crítica destructiva hacia nosotros mismos, lo único que conseguimos es hundirnos más. Esta es la forma en la que un sentimiento de tristeza consigue cronificarse y transformarse en depresión.
El mito de: “tengo que estar bien”
   
No parece muy alentador sentir esto como una obligación. Albergamos en nosotros muchas creencias falsas que nos llevan a sufrir más de lo que es inevitable. Pero ¿qué pasaría si nos permitiéramos estar mal? si no rechazáramos nuestro sentimiento de tristeza y en cambio lo escucháramos ¿qué ocurriría?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

¿Quieres recibir mis nuevos posts en tu e-mail?

Estarás al tanto de todos los artículos nuevos que vaya publicando. Si no te gusta la idea, cierra esta ventana y sigue navegando :-)

Politica de privacidad

Gracias por suscribirte :-)