A lo largo de nuestra vida hacemos muchos cambios en nuestras costumbres, formas de pensar o formas de ver la vida. Cuando nos planteamos hacer un cambio en nuestra persona o en nuestra vida experimentamos ambivalencia, nos sentimos de dos maneras diferentes con respecto a algo o alguien, se trata de una experiencia común y sana en los seres humanos. Expresar y aceptar esta ambivalencia nos permite ordenar nuestras ideas con calma y tiempo para que el proceso de cambio tenga lugar en sus mejores condiciones y podamos crecer.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

¿Quieres recibir mis nuevos posts en tu e-mail?

Estarás al tanto de todos los artículos nuevos que vaya publicando. Si no te gusta la idea, cierra esta ventana y sigue navegando :-)

Politica de privacidad

Gracias por suscribirte :-)