La empatía es la capacidad de ponernos en el lugar de otra persona, de identificarnos mental y afectivamente con ella aunque no pensemos o sintamos igual, pero hay una segunda parte, también es la capacidad de comunicarle que sabemos cómo se siente. 

El filósofo Peter Singer y el psicólogo Steven Pinker, entre otros muchos, defienden que a medida que nuestras sociedades progresan se amplían nuestros círculos de empatía, nuestra capacidad de ponernos en la piel de los demás y sentir compasión por ellos. Así seremos más capaces de incluir en nuestra compasión y de tener en cuenta a la familia, aldea, país, cultura y especie. Las conexiones neuronales serán cada vez más ricas y habrá más neuronas espejo en nuestro cerebro, que son las que tienen relación con el reconocimiento de las emociones.

Hay algo a lo largo del desarrollo de la vida que irremediablemente hace que nos pongamos en el lugar de otras personas, y es cuando nos toca vivir ciertas circunstancias que antes no habíamos vivido en primera persona. Por eso a medida que vamos creciendo y a medida que la sociedad continúa su desarrollo, las situaciones que tenemos que vivir son cada vez más complejas, sin embargo también nos ponen a prueba, pueden conseguir que salgamos de nuestra zona de confort. Ésta será la manera de seguir evolucionando.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

¿Quieres recibir mis nuevos posts en tu e-mail?

Estarás al tanto de todos los artículos nuevos que vaya publicando. Si no te gusta la idea, cierra esta ventana y sigue navegando :-)

Politica de privacidad

Gracias por suscribirte :-)