¿Estás ante un nuevo reto y sientes inseguridad? A menudo las personas que comienzan un entrenamiento, o un aprendizaje, del tipo que sea, sienten esa inseguridad típica, y diría inevitable. Lo que hagamos con esta emoción será crucial para el resultado que queremos generar. ¿Qué resultado crees que vas a obtener si te lías a palazos con esta inseguridad? Es como luchar contra molinos de viento y encima terminas agotado y sin energía para centrarla en lo que de verdad te importa, ¿Te suena? Seguro que sí, no conozco a nadie que no le haya pasado.

Entonces ¿cómo será más fructífera tu intervención con esta emoción, la inseguridad? Te lo voy a contar de una manera muy sencilla, la más sencilla que conozco, sé tú la inseguridad por un momento, ¿Cómo te gustaría que te trataran? Para empezar supongo que querrías que reconocieran tu aparición o activación en este nuevo aprendizaje, porque es lo primero que no se suele reconocer, más bien se ve como un estorbo. Por tanto, supongo que eso hará que te sientas incluso más insegura.

Vamos a ver ahora cuáles pueden ser las razones de que te hayas activado, porque todo nuevo aprendizaje requiere de una actitud adecuada, de una apertura, porque se parte de que no se sabe pero se quiere saber. Hace falta comenzar un proceso de varias etapas con humildad y dedicación, para lo cual, tú como inseguridad eres necesaria, para aprender nuevas cosas hará falta dudar de otras que quizá te estaban obstaculizando. Y es que aprender algo nuevo no deja de significar el superarse a sí mismo, superar las propias limitaciones y hacerse un eterno aprendiz de la vida.

Por eso tú como inseguridad eres la que rompes barreras, dudas y cuestionas para superar todo obstáculo, haces que él o ella vaya más allá de sí misma. Por otra parte, permites ir con tiento, despacio, al ritmo necesario, y con mucho cariño, sin ti no sería posible hacer un buen aprovechamiento del paso por esta vida, no sería posible autorrealizarte.

Y quiero aprovechar también este momento para decirte lo que no es inseguridad como emoción, pues solemos confundirla con una serie de pensamientos irracionales tipo «no voy a poder», «esto es un imposible para mí»,» nunca lo conseguiré». No son más que pensamientos irracionales, falsos, no te mientas, no difames en contra de la inseguridad porque no es eso, y permite que haga su maravilloso trabajo.

Dedica ahora unos momentos a reflexionar sobre ello, porque tu inseguridad se lo merece, y la necesitas. Date las gracias por concederte estos momentos con la persona más importante de tu vida, tú.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

¿Quieres recibir mis nuevos posts en tu e-mail?

Estarás al tanto de todos los artículos nuevos que vaya publicando. Si no te gusta la idea, cierra esta ventana y sigue navegando :-)

Politica de privacidad

Gracias por suscribirte :-)