Cuando detectamos en nosotros un desacuerdo interior se trata de que una parte de nosotros piensa o siente o hace una cosa y otra parte de nosotros otra cosa diferente u opuesta. Esto crea un gran malestar, sin embargo, así como en las relaciones de pareja es inevitable y hasta necesario este fluir entre las diferencias y acuerdos que devuelven el equilibrio, en el interior de uno mismo también se puede llegar a negociar entre las diferentes partes en conflicto, y justo esto es lo que nos lleva a aprovechar cualquier conflicto interno o crisis, de otra manera habrá resistencias al cambio y habrá una cierta excisión entre esas partes. En este caso la terapia puede adquirir una importancia clave pues el terapeuta se convierte en el mediador del conflicto.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

¿Quieres recibir mis nuevos posts en tu e-mail?

Estarás al tanto de todos los artículos nuevos que vaya publicando. Si no te gusta la idea, cierra esta ventana y sigue navegando :-)

Politica de privacidad

Gracias por suscribirte :-)