Cuando queremos ayudar a nuestros hijos o a los demás, muchas veces, supone cierta obsesión, de manera que nos resulta primordial para nosotros ofrecer esa ayuda y que sea tomada, tenga su efecto y sea agradecida, sin embargo, es la mejor manera en la que nuestra dependencia toma forma, es el síntoma que nos hace tomar consciencia de que estamos huyendo de nosotros mismos. Así termina siendo una ayuda no sincera, que poco efecto puede tener en los demás, o suponer un obstáculo más que una ayuda, y encima no va a ser agradecida. De esta forma nos alejamos de conectar con nuestras propias necesidades y además obtenemos mucho sufrimiento.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

¿Quieres recibir mis nuevos posts en tu e-mail?

Estarás al tanto de todos los artículos nuevos que vaya publicando. Si no te gusta la idea, cierra esta ventana y sigue navegando :-)

Politica de privacidad

Gracias por suscribirte :-)