Cuando pretendemos relajarnos o aprender un método de relajación haríamos bien en preguntarnos primero cuál es nuestra verdadera motivación para ello, pues en muchas ocasiones el objetivo que permanece detrás es evitar ciertas emociones como el enfado, que es una de las que peor prensa tiene. Quizá queramos seguir siendo la niña o el niño bueno que no se enfada pero esa no es la realidad, la cuestión es que ese enfado está de todas formas y mejor haríamos en darle voz y ver por qué está ahí y qué función tiene para nosotros en ese momento. Una vez hecho esto será mucho más sencillo relajarnos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

¿Quieres recibir mis nuevos posts en tu e-mail?

Estarás al tanto de todos los artículos nuevos que vaya publicando. Si no te gusta la idea, cierra esta ventana y sigue navegando :-)

Politica de privacidad

Gracias por suscribirte :-)