Cuando pensemos u observemos a personas que están sufriendo o que padecen ansiedad, estrés, depresión o cualquier otra dificultad o problema psicológico, haríamos bien en observarlo pero no desde la distancia sino desde la cercanía de sabernos hechos de una misma pasta y tomar consciencia de hasta qué punto, aunque sea de forma más moderada, encontramos eso mismo en nosotros.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies